Además de las roturas de cámaras u objetivos, posibles robos de equipo fotográfico es una de las cosas que más nos aterra a todos los profesionales de este sector. Confiésalo, más de una vez habrás soñado con ello o, mejor dicho, habrás tenido pesadillas. Hoy te vamos a dar esta sencilla guía completa en español para que no vuelvas a perder el sueño por la inquietud ante este problema: los robos de equipo fotográfico. 

Los profesionales de la fotografía trabajamos con equipos muy caros. Es lo que nos permite hacer nuestro trabajo con la máxima calidad. Nuestros equipos de estudio, cámaras u ordenadores informáticos son fruto de mucho tiempo de ahorro e inversión para conseguir ser los mejores fotógrafos en nuestro campo. Y los enemigos de lo ajeno saben todo lo que vale nuestro material y no por haberlos comprado, precisamente. 

Jornada Produtora

Aunque a veces no tienen ni idea de fotografía saben que lo que llevamos encima cuesta dinero, y mucho. Por eso, si ven la ocasión intentarán robárnoslo y malvenderlo, aunque reciban la mitad de lo que cuesta en cualquier mercado de segunda mano. Y a nosotros nos darán un buen disgusto y de paso, nos crearán un gran problema. Pero hay remedio y formas de suavizar el problema. Y hoy en nuestro blog de fotografía en español, te lo explicamos.

Lo que debes hacer antes de un posible robo de equipo

Evitar un robo o hurto, no siempre es fácil. La seguridad al cien por cien de que no vas a sufrir un robo de parte de tu equipo fotográfico es imposible. Por eso lo mejor que puedes hacer es tomar las medidas necesarias para que si se producen robos de equipo fotográfico, las pérdidas sean lo menos posible. 

Esto se resumiría en tres medidas esenciales que todo usuario de la fotografía debe empezar a conocer: 

  • Tener un buen seguro que cubra robos del equipo fotográfico. 
  • Hacer un buen inventario y control de todo tu equipo. 
  • Registrar tu equipo en las páginas de los fabricantes. 

Más adelante te hablamos un poco más al detalle de los seguros de equipos fotográficos. Tanto para tus cámaras, objetivos o equipo de iluminación como para el equipo que tengas permanentemente en tu estudio de fotografía o los dispositivos informáticos de edición. Ahora nos queremos centrar en el inventario y control de los datos de tu equipo. 

Primero: Haz inventario y controla los serial numbers de todo tu equipo

Este control es importante y el primero que debes realizar de cara a las denuncias correspondientes ante las autoridades como también para las compañías aseguradoras. 

Número de serie en la base de una cámara Nikon D750

Cuando compras un equipo, en el interior de su caja y entre tanto papel el fabricante añade algunos documentos, certificaciones de garantía y guías de registro. Toda esa documentación la debes guardar. Los datos del equipo fotográfico que debes intentar mantener a salvo, son: 

  • Inventario completo. Quizás te conozcas tu equipo a la perfección, pero si tu equipo es grande no tiene por qué ser así. Podría darse que desaparezca una parte pequeña de tu equipo y que ni siquiera te des cuenta. Así que tener un inventario completo y la ubicación de cada elemento es necesario. 
  • Números de registros y números de serie. Tener una relación de los números de registros de los equipos será de utilidad en el caso de tener que poner una denuncia ante la policía por robo. También son los datos que les servirá a las autoridades a localizar tu equipo en el caso de una intervención policial. 
  • Toda documentación que pruebe su propiedad. Conservar los documentos de la garantía de los distintos elementos del equipo, facturas de compra, tickets, etc también será necesario cuando llegue el momento de la reclamación ante el seguro. Esto te permitirá probar que efectivamente ese equipo es tuyo y poder reclamar los daños correspondientes en función del valor del equipo. Además algunas compañías ya tienen en sus seguros fórmulas para poder registrar dichos equipos en la póliza de seguro. 

Es fundamental que registres on line tu equipo. Esto se hace en la propia web del fabricante cuando adquieres tu equipo. Es un paso al que muchas veces no le damos importancia pero es la mejor manera de tener una forma de probar que ese equipo es de nuestra propiedad. 

En el siguiente punto te hablamos más despacio de los seguros para tu equipo fotográfico¡.

Segundo: Un seguro para tu equipo fotográfico, te aliviará varios dolores de cabeza

Si te dedicas a la fotografía de manera profesional y tienes un buen equipo, la mejor opción para minimizar los efectos de un robo es tener un buen seguro con alguna compañía aseguradora. Las primas de estos seguros no son excesivamente altas. Normalmente la cuota anual será en torno a un 2-3% del valor del equipo asegurado. 

“La cuota anual será en torno a un 2-3% del valor total del equipo asegurado”

Según comparativas online de pólizas para fotógrafos

Esto es recomendable tanto para tu equipo de “batalla” para exteriores como para el equipo que puedas tener en tu estudio de fotografía. En uno y otro caso son las herramientas con las que te ganas la vida y has invertido en ello miles de euros y, lo más importante, todo el sudor de tu frente para conseguirlo. 

Fotógrafa con cámara Sony. MusicFox Fx.

Ten en cuenta además que si te dedicas a la fotografía te convendría disponer de otros seguros adicionales: 

  • Seguro de Responsabilidad Civil que cubra tu actividad profesional. 
  • Seguro para tu equipo de fotografía con coberturas por daños o robos en todo tipo de casos. 
  • Seguro para tu estudio de fotografía o equipo de edición.

Contratar estos tres seguros con la misma compañía te permitirá conseguir unos precios más económicos lo que supondrá un buen ahorro anual. 

Los seguros de material fotográfico son un producto asegurador bastante utilizado hoy en día incluso por particulares. Prácticamente todas las aseguradoras disponen de algún seguro específico para material fotográfico o dispositivos electrónicos. 

Prácticamente todas las aseguradoras que puedas imaginar tienen un seguro de dispositivos electrónicos que perfectamente nos podría servir para nuestro equipo. Todos ellos cubren cualquier incidencia por robo, hurto o atraco. 

Entre las grandes compañías de seguro que ofrecen este tipo de coberturas puedes consultar en Mapfre, Zurich, Allianz, Liberty, Axa, Reale, Caser, Catalana-Occidente, Santa Lucía o Plus Ultra. Si lo que necesitas es un seguro para estudio fotográfico, la oferta es incluso mayor. 

Consejos para prevenir el robo de material fotográfico

Como dice el saber popular que “más vale prevenir que curar” lo mejor que podemos hacer es intentar evitar el robo de tu equipo. Para ello aquí van unos sencillos consejos que quizás te eviten disgustos. 

  1. No pierdas de vista tu equipo. Parece obvio, pero es el mejor consejo que podemos darte. 
  2. Muévete con el equipo imprescindible. Evitarás que el robo sea mayor. 
  3. Utiliza mochilas de seguridad. Existen en el mercado mochilas y bolsas para tu equipo con medidas de seguridad y protección adicionales.
  4. No presumas de equipo. No vayas alardeando por ahí de lo mucho que te ha costado tu equipo. Muchos de los posibles ladrones ni siquiera distinguen una buena cámara de una mala así que si no les vas diciendo lo mucho que te ha costado seguramente ni se molesten. 
  5. No dejes el equipo a la vista. También es de sentido común, pero te sorprenderías de la cantidad de gente que deja su bolsa fotográfica en el asiento del coche.

Herramientas de utilidad ante robos de equipo fotográfico

También existe la posibilidad de rastrear tu equipo por las fotografías que toma. Se trata de buscar en las imágenes publicadas en internet por los metadatos añadidos a las fotografías. Debes saber que todos los softwares y herramientas que ofrecen este tipo de servicios trabajan con servidores a nivel global. Su resultado no lo garantiza ningún desarrollador, pero sí se han visto casos de éxito.

En este tipo de herramientas juega un papel importante los números de serie de tu equipo (de ahí la importancia de tenerlos y de registrar tu cámara, como te hemos hablado anteriormente). 

StolenCameraFinder, CameraTrace y GadgeTrack: Cómo recuperar tu cámara a través de los Metadatos

Obviamente esto es un trabajo minucioso y que para tener éxito se necesita mucha suerte y conocimientos, pero existe algún software en el mercado que nos podría ayudar. Si tu equipo era especialmente bueno quizás te merezca la pena intentarlo. 

Especialmente interesantes son StolenCameraFinder y CameraTrace. En ellas sólo tendrás que introducir el número de serie de tu cámara robada y ellos se encargan de rastrear los metadatos de miles de imágenes hasta encontrar alguna fotografía tomada con ellas. 

Ante todo no pierdas la esperanza y utiliza todos los medios a tu alcance para intentar recuperar lo que es tuyo y que tanto te costó conseguir.

Foto de portada por Luis Molinero vía FreePik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*