HDR: ¿Qué debemos saber?

Si llevas mucho años en esto de la fotografía, para ti no es nuevo. El HDR o alto rango dinámico te suena mucho y, además, son muchas las ocasiones las que has intentado hacerlo . ¿Pero de que se trata exactamente?.

Hasta hace algún tiempo, hablar de HDR era hablar de imágenes demasiado procesadas y cielos brillantes, muy brillantes. Pero no, no es así. Creer que el HDR es dar mucho brillo a la foto es un grave error que no debes nunca cometer.

  • ¿Qué es?

Partamos así de la base. High Dynamic Range es un modo de abarcar el mayor rango posible de niveles de exposición en todas las zonas de la imagen. Dicho de otra manera, se trata de buscar que todas las zonas de una imagen, más o menos oscuras, estén correctamente expuestas. Esto significa que podemos apreciar todos los detalles y colores.

  • ¿Cómo lo conseguimos?

Si queremos conseguir nuestro reto HDR, debemos tomar a un mismo plano fotografías con diferentes niveles de exposición, para posteriormente fusionarlas en una sola, aprovechando las partes mejor expuestas de cada una. Esta técnica, llamada horquillado o bracketing existe mucho antes de que las cámaras trajeran un modo propio para este objetivo y requiere una posterior edición en Photoshop –o tu programa favorito-.

  • ¿Cuándo?

Para usar este modo necesitamos que nuestro objetivo esté totalmente inmóvil –el de la cámara y el que queremos fotografiar-. Es por ello que no recomendamos usarlo en caso de personas en movimiento o acciones que no podamos controlar.

Por ejemplo, un buen momento para experimentar es paisaje cielo/mar, en el que debemos lograr luminosidad en toda la imagen. Los días muy nublados o muy soleados nos pueden ayudar, así como la fotografía en interiores o la fotografía nocturna.

  • ¿Qué necesito?

Además de contar con una buena cámara que te permita realizar ajustes, es imprescindible un trípode. Si la velocidad de los disparos es lenta, será aún más necesario. Puede que leas que hay programas que te alinean estas imágenes y no es necesario, pero no te la juegues. La garantía de que las fotos son iguales debes ponerla tú. En este sentido, también puedes contar con un disparador remoto que garantice que apretar el botón no va a suponer movimientos en el trípode.

  • ¿Qué NO debo hacer?

El HDR, si no está bien utilizado, puede resultar una técnica demasiado agresiva, llegando a dar aspecto de falsedad o poca naturalidad. Pero no te preocupes, te contamos lo que debes y no hacer para que el resultado sea perfecto.

  • Controla los bordes: Aunque se trata de una técnica muy subjetiva, que cada uno decide a qué nivel le gusta, si te pasas con el HDR notarás que en los bordes de los elementos (casas, rocas…) aparece un trazo blanco nada atractivo.
  • Vigila el contraste: Precisamente, someter las imágenes a alto rango de exposición hará que surjan contrastes lumínicos. No lo intentes quitar con tu editor habitual, pues conseguirás un aspecto irreal nada deseado.
  • Ante todo, criterio: Como hemos comentado, estamos hablando de una técnica que abarca muchos gustos. Olvídate de programas y haz tu foto manualmente, ajustando luego cada parámetro a tus gustos más personales.
  • HDR en tu móvil.

En los móviles de última generación y alta gama, el uso del modo HDR es cada vez más generalizado. Si lo ponemos en la balanza con la cámara de toda la vida, la comparación es grande, pero tampoco debemos descartarlos.

Además, existen programas tanto en la AppStore como en la Play Store que nos permiten ajustar los niveles después de tomar las fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*