7 cosas que deberías poner en práctica cuando desempaquetas tu nueva cámara

Una cámara réflex siempre es una buena noticia. Tanto si nos la han regalado, como si hemos sido nosotros mismos los que hemos decidido darnos un capricho, comprar una cámara réflex es el primer paso para desatar todo nuestro potencial como fotógrafo.

En Duke Fotografía, como sabéis, nos encanta la fotografía tanto como a vosotros. Por ello, somos conocedores de la sensación que se produce en nuestro cuerpo cuando nos compramos una nueva cámara y damos los primeros pasos con ella. El nerviosismo, la intriga de cómo funcionará y la expectación de si todo funciona de manera correcta con los principales interrogantes que giran en torno a esta cuestión.

Sin embargo, tanto si es tu primera cámara como si eres un auténtico experto en fotografía, a continuación te dejamos los primeros pasos que debes recorrer con ella. ¿Quieres conocerlos?

Primeros pasos con tu nueva cámara, ¿por dónde empiezo?

Asegúrate de que tiene todos los accesorios

La emoción del momento es la principal culpable de que, en determinadas ocasiones, nos olvidemos por completo de comprobar que en el interior de la caja se encuentra todo lo que la cámara debería de tener.

Unboxing Nikon D4 . Fuente: CandyBox Images

En este sentido es importante que nos aseguremos de que la cámara está precintada. En caso afirmativo, no habría motivos para pensar que puede faltar algo en su interior. Sin embargo, si está con el precinto roto, cobra vital importancia las comprobaciones pertinentes.

En caso de duda, es conveniente que consultemos con los especialistas de la tienda en la que hemos comprado nuestra nueva cámara, pues será la mejor forma de cerciorarnos que no falta nada en su interior.

Unboxing Nikon D4. Fuente: CandyBox Images

Comprueba el estado de la cámara

En el momento de recibir nuestra nueva adquisición, es muy importante que examinemos a la perfección nuestro nuevo dispositivo. Cualquier pequeño roce o marca que veamos, debe de ser comunicada de inmediato a la tienda en la que la hemos comprado.

 

Cámara enterrada en nieve. Fuente: Unsplash


Este es el único momento para realizar cualquier posible reclamación pues, una vez hayan pasado unos días, puede ser demasiado tarde. En Duke Fotografía, nuestros expertos se movilizarán para solucionar cualquier mínimo problema de manera instantánea.

Aprende a sujetar la cámara

Sujetar la cámara es uno de los pasos necesarios para poder utilizar nuestra cámara en condiciones. Pese a que suele pasar desapercibido, es uno de los principales pasos que debemos de recorrer cuanto antes.

 

Fuente: Unsplash.

Como hemos visto en algunas reviews, no todas las cámaras son iguales físicamente, por lo que es importante que en los primeros días aprendamos a sujetarla de manera correcta.

La forma geométrica, el peso o la distribución de los botones ocupan un papel clave en el momento de jugar con nuestra cámara. ¿A qué estás esperando?

Prueba el menú

Menu Nikon D500. Fuente: Google Imágenes

El menú es uno de los lugares en los que vamos a estar más tiempo mientras usamos nuestra cámara. Ya sea tanto para configurarla como para comprobar cualquier otro aspecto, es importante que estudiemos el menú y el lugar en el que se encuentran todas las posibles opciones.

Los primeros días debemos de destinarlos a conocer a la perfección nuestra cámara a nivel de software, pues nos ahorrará mucho trabajo en un futuro.

Enfoque y profundidad de campo

Por la importancia que desprende su conocimiento, una vez nos hemos cerciorado de que nuestra cámara está perfectamente, es momento de probarla. El enfoque y la profundidad de campo es uno de los aspectos sobre los que más vamos a trabajar. Por ello, jugar con ello los primeros días es vital para que interioricemos su comportamiento.

 

Prueba de enfoque. Fuente: ReShot

Haz pruebas, enfoca y desenfoca, y entiende a la perfección tu cámara. ¡Los resultados hablarán por si mismos!

Prueba de profundidad de campo. Fuente: Getty Images

Apertura, velocidad e ISO. ¿Sabes ponerla en práctica?

Pese a que son valores estándar, que se aplican a todo tipo de cámaras, la forma en la que ajustar estos valores puede cambiar ligeramente de una cámara a otra.

Por ello, a la hora de poner en marcha tu cámara, es importante que detectes cómo mejorar estos atributos, con el fin de capturar unas instantáneas mucho mejores.

 

Dial de sensibilidad ISO

Sobre todo, ¡sal a disfrutar de tu cámara!

Por encima de todas las comprobaciones, lo más importante es salir y disfrutar con nuestra cámara. La ilusión que se desprende de estrenar una nueva cámara no tiene comparación con ningún otro momento, especialmente si la fotografía ocupa un papel central en nuestra vida.

Fotógrafo disfrutando de su nueva cámara. Fuente: Getty Images

Sal a la calle y disfruta con ella, diviértete y logra capturar cada vez mejores fotografías, ¡y pásate por Duke Fotografía para mostrar tus resultados o compártelos en tus redes sociales con el hashtag #ComunidadDukeFotografia!

Total
8
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.