4 conceptos fotográficos clave: profundidad de campo, velocidad de obturación, ISO, balance de blancos
Spread the love

Como en cualquier otra disciplina, para poder realizar un buen trabajo en el ámbito fotográfico es indispensable dominar cierta terminología. Cuando leemos reviews en páginas webs, es normal que los diferentes redactores escriban determinada terminología específica del ámbito en que nos encontramos.

En caso de ser profesionales expertos, que llevamos ya varios años en el sector, en mayor o menor medida seguro que estamos acostumbrados a ciertos términos. Sin embargo, si acabamos de empezar en el ámbito que nos pertenece, y todavía no tenemos muy claro a qué se refieren términos como el ISO, la velocidad de obturación y algunos más, no hay de qué preocuparse.

En Duke Fotografía nos hemos encargado de analizar los términos más utilizados en fotografía y hacer una breve, y sencilla, descripción de cada uno de ellos. De esta manera, lograremos dar juntos ese paso extra que nos llevará a convertirnos en auténticos profesionales del sector.

Conceptos básicos clave: Profundidad de campo, velocidad de obturación, ISO, balance de blancos

Profundidad de campo

La profundidad de campo es una de las características con las que más solemos trabajar. Se define, de manera sencilla, como la zona de la imagen que está completamente nítida, en contraste con aquellas zonas que no están tan bien enfocadas.

Por tanto, cuando nos referimos a la profundidad de campo nos estamos refiriendo a la distancia, tanto por delante como por detrás, del punto enfocado que aparece de manera nítida.

Al referirse al término de profundidad de campo, es importante saber que nos referimos a tres aspectos básicos que lo conforman:

  • La apertura del diafragma: Cuando más apertura de diafragma, menor será la profundidad de campo.
  • Distancia focal: A mayor zoom, menos profundidad de campo.
  • Distancia: Cuanta menor distancia exista entre el objeto y nosotros, menor profundidad de campo podremos abarcar.

ISO

La sensibilidad ISO conforma una de las tres vertientes sobre las que se sustenta el triángulo de exposición. Y es que, el ISO define la cantidad de luz que una cámara necesita para hacer una fotografía.

Todos los que nos dedicamos al mundo de la fotografía somos muy conscientes de que la luz es uno de los elementos más importantes a la hora de capturar una imagen. La sensibilidad ISO resulta clave en esta cuestión, ya que se define como la capacidad que tiene nuestra cámara para captar la luz.

Cuando configuramos la sensibilidad ISO de nuestro cámara, es importante conocer cuando los valores son más bajos, la sensibilidad también lo es.

Dial de sensibilidad ISO

Balance de blancos

El Balance de blancos se utiliza para contrarrestar los niveles de color que hay en nuestras fotos. Por medio del equilibrio del rojo, verde y el azul, a través de esta función se persigue capturar imágenes, no exista el predominio de ningún color que no debería de estar en la foto.

La idea básica sobre la que parte la imagen más brillante de la foto debe de aparecer en un tono blanco. Mientras que la más oscura debe de hacerlo en un tono completamente negro. De esta manera, si conseguimos equilibrar al máximo ambos colores, lograremos que no existan ningún tipo de color dominante a la hora de realizar nuestra foto favorita.

Si bien es cierto que este tipo de regulación se puede realizar de manera automática en prácticamente la totalidad de cámaras que hay en el mercado, no es menos cierto que conocer su funcionamiento nos ayudará a realizar fotos perfectas. Si conseguimos adquirir unas nociones básicas en lo referente al balance de blancos, y realizamos las pruebas necesarias en nuestra cámara,

Velocidad de obturación

La velocidad de obturación hace referencia a la manera en que nuestra cámara regula la cantidad de luz que entra en su sensor. También conocido como tiempo de exposición, es junto con la apertura del diafragma y la sensibilidad ISO los tres pilares sobre los que sustenta el famoso triángulo de exposición, del que ya hemos hablado antes.

Por tanto, la velocidad de obturación se refiere al tiempo que el obturador de nuestra cámara permanece abierto.

Con esos cuatro conceptos fotográficos, solo nos queda salir ahí fuera y comenzar a dominar el arte de la fotografía tal y como se merece. En fotografía, siempre es un buen momento para pararnos y probar nuevos ajustes y condiciones de nuestra cámara, con el fin de encontrar en cada momento la configuración que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Una vez explicado esto, solo nos queda una cosa… ¡Disfrutar disparando!